¿«El mar» o «la mar»?

El mar. ¡Solo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?

Rafael Alberti, Marinero en Tierra (1924)

En esta mini-lección explicamos el uso de la forma femenina y la masculina de la palabra «mar», porque no se utilizan de la misma manera, y no se pueden intercambiar. También explicamos la importancia del mar en la lengua y la cultura española. En muy poco tiempo aprenderás palabras y expresiones coloquiales relacionadas con el mar. Haz clic abajo para descargar una transcripción completa.

La palabra «mar» puede ser tanto masculina como femenina.

Esto se debe a que viene de la palabra latina mare, que era una palabra neutra (ni masculina ni femenina). Sin embargo, al evolucionar el español, la palabra se convirtió en dos formas: masculina y femenina. Sin embargo, hay algunas diferencias en los usos de las dos formas.

Masculino y Femenino

  • En plural se usa casi siempre en masculino: los mares.
  • También se usa en masculino y en minúscula cuando hablamos del mar Caribe, el mar Mediterráneo, etc. Fíjate en que la palabra no lleva mayúscula.
  • Las personas que viven del mar, como pescadores y marineros, prefieren el uso femenino: «hacerse a la mar»; «vivir de la mar».
  • También se usa femenino cuando va seguido de un adjetivo que describe el estado del mar: por ejemplo, «mar gruesa», «mar rizada» y «mar llana».
  • En poesía también se prefiere el uso femenino porque tiene un valor más expresivo y afectivo.

Rafael Alberti

Vemos que Rafael Alberti usa los dos géneros en su poema: «el mar» de la gente de ciudad y «la mar» del marinero.

Por otro lado, no es de sorprender que el mar sea un elemento importante de la cultura española. España tiene unos 8000 km de costa repartidos entre la península, las islas Baleares, las islas Canarias, Melilla y Ceuta. Por eso en la gastronomía encontramos muchos productos del mar: mariscos y pescados.

Mar de dudas

  • Estar hecho/a un mar de dudas: tener muchísimas dudas.
    Ejemplo: Estoy hecho un mar de dudas, no sé si debería aceptar el nuevo trabajo o no.
  • Estar hecho/a un mar de lágrimas

  • Estar hecho/a un mar de lágrimas: no parar de llorar, llorar muchísimo.
    Ejemplo: Marta no ha aprobado el examen de conducir hoy, está hecha un mar de lágrimas.
  • La mar de

  • La mar de: mucho/muy (indica intensidad o abundancia).
    Ejemplos:
    Aquí estamos la mar de bien, en una casa grande con jardín y piscina.
    Tu hijo es la mar de guapo, seguro que tiene mucho éxito con las chicas.
  • También encontramos otras muchas expresiones coloquiales relacionadas con el/la mar:

    • ¡Me cago en la mar!: esta expresión se usa cuando estamos muy enfadados. También decimos: ¡Me cachis en la mar!, que es una forma más suave de usar esta expresión. «Me cago en la mar» es vulgar aunque no es demasiado fuerte y ha perdido mucho de su significado. Se usa igual sin pensar en él, igual que «joder». ¡Hablamos de esta palabra en otra ocasión!
      Ejemplo: No me lo puedo creer, acabo de perder mis llaves del coche, ¡me cago en la mar!
    • Pelillos a la mar: esta expresión se usa para indicar que tenemos que olvidar nuestras peleas, agravios o enfrentamientos con otras personas y volver a ser amigos. O sea, se usa para indicar que nos estamos reconciliando con alguien con quien hemos discutido o nos hemos peleado.
      Ejemplo: Bueno, pelillos a la mar, vamos a olvidarnos de todo, no vamos a dejar de ser amigos por una discusión sin importancia.
    • Ultramar: lugar o territorio que está al otro lado de un mar o de un océano.
      Ejemplo: El barco que ha llegado a Galicia trae mercancía de ultramar, son productos de Brasil. La forma plural también se refiera a una tienda de comestibles, porque muchos de los productos vienen de otros países.
      Ejemplo: He comprado estas latas de atún en la tienda de ultramarinos que han abierto nueva, son muy baratas.

    ¡Suscríbete ahora para aprovechar nuestros cursos de español online!